Bienvenidos al blog de Demonologia.

Posesiones demoniacas

El exorsismo de Emili Rose

Los sonidos del infierno.

 

 

Cierto o no en muchas religiones nos mencionan seres Malignos y muchos de ellos hoy en día están presentes en las cotidianas creencias religiosas de todos los países del mundo, lo cierto es que muchos estudiosos religiosos pueden mencionar numerosos seres malévolos tal es el caso de la religión católica en este portal, seremos testigos de esta interesante investigación de lo desconocido el mundo de la “DEMONOLOGIA”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Clasificación de los Demonios.

 

 

La Demonología (del griego δαίμων, Daimon) es la rama de la teología y de la mitología que se encarga del estudio sistemático de los demonios y sus relaciones, haciendo alusión a sus orígenes y naturaleza. Los demonios, cuando se le considera como espíritus, pueden pertenecer a cualquiera de las clases de espíritus reconocidos por el animismo primitivo animismo, es decir, pueden ser humanos o no humanos, almas o espíritus separables desencarnados que nunca han vivido en un cuerpo. A este respecto podríamos distinguir varios tipos de demonios:

 

Ángeles caídos en desgracia según la tradición judeocristiana.

Almas humanas consideradas como genios o familiares.

Aquellos que reciben un culto (culto a los antepasados).

Fantasmas y otros aparecidos de carácter maligno.

INCUBUS Y SUCUBUS.

 

 

 

Los íncubos y súcubos de la Edad Media son a veces considerados como seres espirituales demoníacos que además pueden dar prueba de su existencia corporal, como sería la supuesta descendencia (aunque a menudo deformada) entre estas entidades y el ser humano. Cabe destacar que el carácter maligno de los demonios no es ni mucho menos universal, ya que en algunas culturas y religiones, se les considera como entes inocuos e inofensivos para el hombre, tal es el caso de las creencias de los Mpongwe de Gabón y los Dayak de Borneo.

 

La creencia en los demonios se remonta muchos milenios. Ya desde elZoroastrismo, se enseña que hay 3.333 demonios, algunas de ellos con responsabilidades específicas en asuntos oscuros como la guerra, el hambre, las enfermedades, etc. La mayoría de las grandes religiones de la humanidad hacen referencia en mayor o menor medida de la existencia de los demonios

.

Amantes no tan espirituales

En una sociedad en donde la sexualidad juega un papel fundamental ni siquiera el mundo paranormal se encuentra al margen de ella.

Dentro de toda la vasta clasificación de seres del mundo espiritual nos encontramos con el incubo que se definen como unos demonios impúdicos y lascivos, que cohabitan con las mujeres, sin distinción de estado ni edad, efectuando el coito, o concúbito, con ellas sin importarles que sean viejas repelentes o jóvenes bellisimas, y sin conceder ningún valor al hecho de que sean solteras, casadas o viudas; aunque atendiendo al detalle de ser siervas o esposas de Dios, de allí que casi todos los Incubos hayan mostrado una marcada preferencia por las monjas. Entre estos demonios incubos se encuentran Aiperos, Hermione, Zabulón, Alpiel, Efelios, Ausitifo, Brifot,…Pero los mas famosos serían Isaacaro, adjunto del gran Leviatán y Belaam.

La parte antagónica se la llevan Los súcubos que son aquellos demonios que adoptan forma de mujer para tentar a los hombres y arrastrarlos a los placeres carnales, copulando con éstos como si fuesen hembras auténticas, los mas conocidos son Abrahel, Baltazo, Bietka, Filotano, Florina Vasordiel, Mancerinio,… uno de los que mas relieve ha tenido en la Demonología es Lilito, que se trasformaba en una mujer de opulentas formas y que gustaba de seducir a los artistas para que la utilizasen como modelo en sus creaciones, especialmente si se trataba de motivos religiosos.

Incubos y súcubos, son términos que provienen de incubare y sucubare -estar acostado debajo, o encima-

250px-France_Paris_Notre-Dame-Adam_and_Eve

Imagen vía

Los súcubos «se someten a los machos y reciben su semen. Con astuta habilidad, los demonios conservan su potencia, y después, con el permiso de Dios, se convierten en íncubos y lo vierten en los depositarios femeninos». Los productos de esas uniones con mediación del demonio, también reciben la visita de los demonios. Se forja un vínculo sexual multigeneracional entre especies.

Su historia está ligada a la existencia de la humanidad desde la creación misma ya la literatura hebrea habla de Lilith de quien se dice fue la primera compañera de Adán que fuera creada de la arcilla y que se caracterizaba por su intenso carácter ligado a su fuerte sexualidad y que al no ver satisfechos sus deseos abandonó voluntariamente el paraiso, por sus caracteristicas sexuales y por haberse enfrentado a Dios se le cataloga como el primer espiritu súcubo, después de haber abandonado el edén entonces es que Dios decide hacer a Eva según continua la historia.

Lilith_(John_Collier_painting)

Imagen vía

Sin embargo, esta no es su única aparición en la historia porque se le ha identificado en varias épocas históricas y en diferentes formas asociandose incluso con la reina de Saba.

Los dioses y las diosas de la antigüedad obraban de un modo más limpio y mucho más noble. Júpiter en persona había sido el íncubo de Alcmena y de Semele. Tetis en persona había sido la súcubo de Peleo, y Venus la súcubo de Anquises, sin necesidad de recurrir a los subterfugios de la diablería.

Su existencia se vincula a todas las civilizaciones y a todas las religiones En correspondencia con los íncubos están los djinn árabes, los sátiros griegos, los bhuts hindúes, los hotua poro de Samoa, los dusii célticos y muchos otros atribuyendo incluso a ello las caracteristicas que permitieron ser lideres a muchos personajes no sólo de la mitología sino tambien de la historia entre ellos se pueden contar Merlin, Hércules, Rómulo, Remo, Octavio Augusto, Julio Cesar, Alejandro Magno así mismo el pueblo de los Hunos, que aterrorizo a Europa bajo el manto de Atila, se creyó procedente de la unión de incubos de la estepa, con brujas de oriente, tambien mencionan una especie de humano denomino Canbions y que se trataría del hijo de un incubo y un súcubo.

demonologia

Una de las condiciones en que difieren los incubos y los súcubos radica precisamente en una caracteristica que es identificable en muchas culturas y que es la subyugación de la mujer por lo cual mientras el incubo no muestra apego alguno por aquellas a quienes toma como amantes y según la creencia su finalidad aparte de pervertir es la de crear el anticristo, al contrario de estos se han podido identificar entre los súcubos algunos que han demostrado la más absoluta obediencia al humano a quien tomaban por compañero (algo extraño si se toma en cuenta la razón por la que Lilith abandonó el paraiso) son destacables los casos de el que luego sería Papa (Silvestre II) quien estuvo en relación amorosa con una bella súcubo durante mucho tiempo, cuando era simplemente Gerberto de Aurillac. Después de estudiar en su tierra natal y en el monasterio de Ripoll (Cataluña, España), llegó a Reims a los 34 años de edad. En esa ciudad, de la que fue arzobispo nueve años después, cimentó su fama de erudito, sobre todo en matemáticas y astronomía; fama que, unida a su vertiginoso ascenso en lo eclesial y en lo político, indujo a muchos a pensar que practicaba la nigromancia y se servía de medios mágicos para alcanzar cuanto se propusiera. Recién llegado a Reims, Gerberto estuvo a punto de abandonar su carrera tras un fracaso amoroso, fue ayudado a superar el trance por una hermosísima y acaudalada mujer llamada Meridiana, que se convirtió en su amante y protectora. En realidad era un súcubo, pero, lejos de burlarse del futuro Papa, se mantuvo fiel en el lecho y en el uso de las artes mágicas, concediéndole noches de placer y apartando los obstáculos que pudieran estorbar su ascenso al trono de San Pedro. El que no resultó fiel fue él, pues, llegada la hora de la muerte, confesó públicamente sus pecados y se arrepintió, renegando así de una amante de la que no había obtenido otra cosa que favores y lo cual según las narraciones convirtió su tumba en uno de los sitios más aterradores de Roma. Otra súcubo famosa fue Armellina, amante de un sacerdote réprobo, al que Giovanni Francesco Pico della Mirandola (no confundir con su tío homónimo, el célebre pensador italiano) se refirió en su La Strega (La bruja), el primer libro sobre brujería que se editó en italiano, tras el éxito obtenido por su versión original en latín: “…Ese malvado sacerdote, al que ya me he referido, decía que sentía mucho más placer acostándose con un súcubo llamado Armellina, que con cualquier otra mujer. Ese desgraciado hombre estaba tan enamorado de Armellina, que ella lo acompañaba frecuentemente en sus paseos por la plaza.”

 

Hasta que punto es verdad o hasta que parte es mentira no se sabe lo que si es real es que pocas son las personas que no han tenido la sensación de aquel ser que llega hasta su habitación y que en medio de las tinieblas no le permite nisiquiera moverse y que estudiosos de la demonología como San Agustin identifican como preámbulo a estos encuentros.

SHEDU Y LOS LAMMASU.

 

·         Oriente Medio: En la mitología de Caldea estaba extendida la creencia de los siete dioses del mal conocidos como Shedu

espíritus demoníacos de las tormentas que eran representados como híbridos de toro con alas y hombre, derivados de los Lammasu 

 

 utilizados como entes protectores del los palacios reales en la antigua Babilonia. En la mitología e Sumeria

Estos, sobre todo, grandes hombres-toroalados surgen en Asiria como elementosapotropaicos para guardar las puertas de las ciudades o palacios de sus monarcas (generalmente en parejas).

Además de benéficos y protectores para los que los poseyesen, estos torosandrocéfalos alados infundían temor y respeto a los espíritus maléficos y a los enemigos. Existía una leyenda por la que mataban a los que se aproximaban, excepto a los hombres puramente buenos o totalmente malvados.

 

 

, también se hablaba del demonio Asag

, un ser tan terrible que hacía hervir a los peces de los ríos tan sólo con su presencia. En Asiria y gran parte del resto de Mesopotamia existía la creencia en Pazuzu

, el rey de los demonios del viento y las tormentas, aquel que podía traer plagas y peste. Este demonio es muy conocido por ser mencionado durante la famosa película de El Exorcista.

 

...

MM

  • Judaísmo: En el Talmud se menciona la existencia de 7.405.926 demonios, divididos en 72 compañías. Mientras que muchas personas creen hoy que LuciferSatán son nombres diferentes para el mismo ser, no todos los estudiosos aceptan este punto de vista. El uso del nombre “Lucifer” como identificador de el diablo, se deriva de una interpretación particular de Isaías 14:3-20, un pasaje que no se habla de un ángel caído, sino de la derrota de un determinado rey babilonio, a quien se le da un título que hace referencia a lo que se denomina la “estrella de día” o “estrella de la mañana” (en latín, Lucifer, que significa “portador de luz”). En 2 Pedro 1:19 y en otras referencias similares, la misma palabra latina “Lucifer” se utiliza para referirse a la estrella de la mañana, sin ninguna relación con el diablo. Es sólo en tiempos posteriores al Nuevo Testamento, en donde la palabra latina “lucifer” empezó a utilizarse como un nombre para el diablo, tanto en los escritos religiosos como en la ficción, especialmente cuando se refiere a él antes de su caída del cielo. Los Grigori,Lilith y los Dybbuk, son también considerados entidades demoníacas en la tradición judía.

    La Reina de la Noche – Lilith.

  • Cristianismo: En el Libro de Enoc ya se menciona a los Nephilim como ángeles caídos que tuvieron relaciones sexuales con mujeres en la Tierra (Epístola de Judas). En la tradición cristiana, los demonios son como ángeles: Espirituales, inmutables e inmortales. Los demonios no son omniscientes, pero cada uno tiene un conocimiento específico (a veces en más de una asignatura) y su poder se limita a lo que Dios permite, así que no son omnipotentes, ni se ha comprobado su habilidad de omnipresencia. También se cree que los demonios atormentan a las personas durante su vida mediante la posesión (Mateo 17:15-16), o simplemente por mostrarse ante personas que esto les asusta, o por visiones provocadoras que pudieran inducir a la gente a pecar o tener miedo. También se creo que los demonios tratan de tentar a las personas para que abandonen la fe y caigan en la herejía o apostasía. Según la tradición cristiana, los demonios poseen varios poderes sobrenaturales, entre los que se incluyen: Psicoquinesis, levitación, adivinación, posesión, telepatía, brujería, xenoglosia y capacidad para lanzar maldiciones, así como fuerza sobrehumana, el control de los cuatro elementos, control de animales y provocación. Los demonios utilizan varias combinaciones de estos poderes para hostigar, desmoralizar, confundir y desorientar a la víctima. Todos estos ataques, así como su efecto o alcance, puede ser anulada por Dios ya que los demonios se cree que tienen el poder de herir a las personas tanto física como mentalmente, pero sólo dentro de los límites de lo que Dios va a permitir. Según diversos grimorios medievales (Malleus maleficarum, 1486), cada uno de los demonios tiene una firma o sello con el que firman pactos diabólicos. En cuanto a la simbología, la estrella de cinco puntas (pentagrama invertido), que ha sido utilizado con varios significados en muchas culturas, puede representar a los demonios si tiene dos de sus puntas hacia arriba y una hacia abajo. La figura de Satán o el diablo ha sido asociada a diversos animales como la serpiente, la cabra y el dragón. No todos los cristianos creen en la existencia de los demonios en un sentido literal, existe la opinión de que el lenguaje del Nuevo Testamento en cuanto a los exorcismos es un ejemplo del lenguaje de la época que se empleaba para describir las curaciones de lo que hoy se clasifica como epilepsia o enfermedades mentales.

“Es una llamada decidida a recordar que la fe cristiana implica, siguiendo el ejemplo de Jesús y en unión con él, una lucha contra los dominadores de este mundo tenebroso, en el cual el diablo actúa y no se cansa, tampoco hoy, de tentar al hombre que quiere acercarse al Señor”.

Benedicto XVI (22-02 -2011).

Martin Schongauer – La Tentación de San Antonio (1470 – 1475).

  • Islam: En el Islam, la figura del Iblís (إبليس) o Shaitán (شيطان) equivale a Satán de la tradición cristiana. Iblís era un genio o yinn (جن) creado por Alá, el cual se consideraba superior a Adán, que fue creado del barro, mientras que él fue creado del “fuego sin humo”. Por este acto de desobediencia, Alá lo condenó al infierno por toda la eternidad, pero le dio tiempo hasta el día del Juicio Final. Durante ese tiempo, trataría de corromper a los seres humanos como una forma de venganza. Por rehusar obedecer a Alá, fue expulsado del Paraíso y a partir de entonces fue llamado Shaitán.

    Yinn.

  • Hinduismo: En el hinduismo hay una serie de espíritus que pueden ser clasificados como demonios como son los Vetala (वेताल)Ráksasa (राक्षस) y los Asura(असुर), entre otros. Estos espíritus de quiénes han cometido ciertos pecados específicos, como castigo a sus faltas, están condenados a vagar sin su forma física durante un período de tiempo hasta que consigan purgar sus faltas y poder renacer de nuevo.

    Raksása Rávana.

  • Budismo: Algunas ramas del budismo postulan la existencia de infiernos habitados por demonios que atormentan a los pecadores y tientan a los mortales, o actúan para perturbar su iluminación. Dentro del budismo, la figura más importante relacionada con seres espirituales maléficos es Mara (Príncipe de la oscuridad – Maligno), la presencia oscura que intentó que Buda no llegase a alcanzar la iluminación.
  • Ocultismo: Los practicantes de la magia ceremonial o alta magia, normalmente intentan ponerse en contacto con demonios para restringir sus acciones o bien utilizarlos para cumplir sus órdenes, utilizando para ello diversos métodos como laGoetia (brujería, invocación de ángeles, evocación de demonios) o mediante el Libro de Abramelin. Este libro nos enseña cómo controlar a un demonio mediante un ángel que a su vez domine a aquel, gracias a ello, podríamos obtener riquezas y habilidades extraordinarias. Aleister Crowley, que con todo fue el más insigne ocultista, místico y mago ceremonial del siglo XX, lo califica como “el mejor y más peligroso de los libros que se han escrito”.

    Círculo Mágico – Goetia.

  • Satanismo: El Satanismo es un nombre que aglutina un grupo diverso de religiones que consideran a los demonios en general y Satanás, en particular, como entidades positivas, ya sea como entidades reales de ser adoradas (satanismo tradicional o teísta), o usando a Satanás y los demonios como elementos más simbólicos (satanismo laveyano o simbólico). En el satanismo se suelen tomar prestados conceptos de la naturaleza de los demonios en religiones establecidas, como el cristianismo, el judaísmo o el Islam, aunque en ocasiones también se elaboran conceptos originales de los propios demonios sobre su carácter y diversas habilidades.

Hay multitud de clasificaciones demoníacas, aparecidas en demonología cristiana, ocultismo e incluso en magia renacentista. Los sistemas de clasificación se basan en la naturaleza del demonio, el pecado con el que tentar a la gente, el mes en el que su poder era más fuerte, los santos que eran sus adversarios, u otras diversas características. Cabe señalar que de acuerdo a cada autor que ha realizado este tipo de clasificaciones, el dominio de cada demonio es muy diferente, también se puede ver que los distintos autores eligen y clasifican los demonios de manera bastante diferente.

El jesuita Peter Binsfeld elaboró en 1589 una clasificación demoníaca atendiendo a los siete pecados capitales, estableciendo lo que se denomina como los Siete Príncipes del Infierno:

  • Lucifer: Soberbia. Del hebreo (הֵילֵל), estrella de la mañana, el portador de luz, es en la tradición cristiana, Lucifer representa al ángel caído, ejemplo de belleza y sabiduría a quien la soberbia condujo a los infiernos.
  • Mammón: Avaricia. Mammón es una palabra aramea que significa “riqueza”, aunque su etimología es algo confusa. Su transcripción en griego es (μαμωνάς). En la Biblia, Mammón se personifica como símbolo de las riquezas en Lucas, y Mateo. Mammón es algo similar al dios griego Hades, y al dios romano Dis Pater, en su descripción, y es probable que esté hasta cierto punto basado en ellos, especialmente puesto que Plutón-Hades, era el custodio de las abundancias de la tierra y los lobos que son asociados a avaricia en las edades medias.
  • Asmodeo: Lujuria. Asmodeo, del hebreo (אשמדאי), es un demonio, conocido comúnmente por aparecer en el Libro de Tobit o Libro de Tobías, que no forma parte del Antiguo Testamento protestante ni del judío, pero sí del católico. También es mencionado en el Talmud y en los tratados de demonología. Su origen se halla en la religión mazdeísta (Zoroastrismo) de los persas.
  • Satanás: Ira. Del hebreo (הַשָּׂטָן), el adversario. Es el líder de los ángeles caídos y los adversarios a Dios, sobre todo en las religiones abrahámicas y confundido a menudo con Lucifer. En el satanismo teísta, Satanás es considerado como una fuerza positiva y la deidad que es venerada. En el satanismo laveyano, Satanás es considerado como la celebración de las características virtuosas. En el Apocalipsis, se describe una guerra en el cielo entre ángeles dirigidos respectivamente por el Arcángel Miguel y por “el dragón”, identificado con el diablo y Satanás, quien es derrotado y arrojado a la tierra junto a sus legiones.
  • Belcebú (Baal): Gula. El señor de las moscas, del hebreo (בעל זבוב). En la literatura cristiana se empleó para designar al Príncipe de los demonios, de acuerdo a la antigua costumbre hebrea de representar deidades ajenas en forma maligna. Hay tradiciones que indican que Lucifer, Satanás y Belcebú conforman el triunvirato que gobierna al infierno y sus legiones. Tiene su origen en la deidad filistea Baal Seabaoth, adorada en la ciudad de Ecrón.
  • Leviatán: Envidia. Leviatán (enrollado), del hebreo (לִוְיָתָן). La interpretación cristiana del Leviatán le considera a menudo como un demonio asociado con Satán o el Diablo. En la demonología medieval, Leviatán es un demonio acuático que intenta poseer a las personas, siendo éstas difíciles de exorcizar.
  • Belfegor: Pereza. Belfegor (el señor de la apertura) procede del hebreo (בַּעַל-פְּעוֹר), es un demonio que ayuda a la gente a realizar descubrimientos, seduce a las personas a través de inventos ingeniosos que supuestamente les proporcionarán riquezas. Ha sido representado de varias maneras, como una joven y hermosa mujer o como un demonio de cuerpo atlético, con barba y afilados cuernos y uñas. Belfegor tiene su origen en Asiria con la deidad Baal-peor, dios moabita.

Durante el Siglo XVI se elaboró una clasificación demoníaca por mes del año, ya que se creía que cada demonio tenía más fuerzas para cumplir su misión durante un mes especial del año. De esta manera, sus poderes y el de sus asistentes iban a funcionar mejor durante ese mes:

  • Belial: Enero.
  • Leviatán: Febrero.
  • Satanás: Marzo.
  • Belfegor: Abril.
  • Lucifer: Mayo.
  • Balberith: Junio.
  • Belcebú: Julio.
  • Astaroth: Agosto.
  • Tammuz: Septiembre.
  • Bael: Octubre.
  • Asmodeo: Noviembre.
  • Moloch: Diciembre.

En 1613, el inquisidor francés Sebastien Michaelis elaboró una clasificación de los demonios (aparecida en su libro Historia Admirable) basada en la jerarquía angélica dePseudo Dionisio Areopagita (Siglos V – VI d.C.). Michaelis aseguró haber recibido esta clasificación de parte del demonio Balberith cuando exorcizaba a una monja. Muchos de los nombres están exclusivamente en francés y no aparecen en otras clasificaciones demoníacas o tratados.

Primera Jerarquía: En ella se incluyen ángeles que fueron o son Serafines, Querubines o Tronos.

  • Belcebú: Fue un príncipe de los Serafines, justo por debajo de Lucifer y uno de los tres primeros ángeles en caer (Lucifer, Belcebú y Leviatán.). Tienta a los hombres con el orgullo y es opuesto a San Francisco de Así.
  • Leviatán: Fue un príncipe de los Serafines que tienta al hombre a la herejía. Es opuesto a San Pedro.
  • Asmodeo: Fue y en algunos cultos se asegura que sigue siendo un Serafín que tienta a los hombres a practicar el libertinaje. Es opuesto a San Juan el Bautista.
  • Balberith: Fue un príncipe de los Querubines. Tienta a los hombres para que comentan homicidio y sean blasfemos. Es opuesto a San Bernabé.
  • Astaroth: Fue un príncipe de los Tronos. Tienta a los hombres con la pereza y es opuesto a San Bartolomé.
  • Verrine: Fue el segundo príncipe de los Tronos. Tienta a los hombres con la impaciencia y es opuesto a Santo Domingo.
  • Gressil: Fue el tercer príncipe de los Tronos. Tienta a los hombres con la impureza y es opuesto a San Bernardo.
  • Sonneillor: Fue el cuarto príncipe de los Tronos. Tienta al hombre con odio y es opuesto a San Esteban.

Segunda Jerarquía: En ella se incluyen ángeles que fueron o son Dominaciones, Virtudes o Potestades.

  • Carreau: Fue un príncipe de las Potestades. Tienta a los hombres con la dureza de corazón, en oposición de San Vicente y San Vicente Ferrer.
  • Carnivean: Fue un príncipe de las Potestades. Tienta a los hombres a la obscenidad y la desvergüenza. Se opone a San Juan el Evangelista.
  • Oeillet: Era un príncipe de Dominios. Tienta a los hombres a romper el voto de pobreza, oponiéndose a San Martín
  • Rosier: Era el segundo en el orden de Dominios. Tienta a los hombres contra la pureza sexual, en oposición de San Basilio.
  • Belias – Belial: Príncipe de las Virtudes, el cual tienta a los hombres con la arrogancia. Es opuesto a San Francisco de Paula.

Tercera Jerarquía: En ella se incluyen ángeles que fueron o son Principados, Arcángeles o Ángeles.

  • Olivier: Fue un príncipe de los Arcángeles. Tienta a los hombres con crueldad y ensañamiento con los pobres, en oposición a San Lorenzo.

Clasificación demoníaca aparecida en el grimorio La Llave Menor de Salomón (Siglo XVII) e ilustraciones con los sellos personales de cada uno de los 72 demonios descritos en el libro:

01. Rey Bael.

02. Duque Agares.

03. Príncipe Vassago.

04. Marqués Samigina.

05. Presidente Marbas.

06. Duque Valefor.

07. Marqués Amon.

08. Duque Barbatos.

09. Rey Paimon.

10. Presidente Buer.

11. Duque Gusion.

12. Príncipe Sitri.

13. Rey Beleth.

14. Marqués Leraje.

15. Duque Eligos.

16. Duque Zepar.

17. Conde/Presidente Botis.

18. Duque Bathin.

19. Duque Sallos.

20. Rey Purson.

21. Conde/Presidente Marax.

22. Conde/Príncipe Ipos.

23. Duque Aim.

24. Marqués Naberius.

25. Conde/Presidente Glasya-Labolas.

26. Duque Bune.

27. Marqués/Count Ronove.

28. Duque Berith.

29. Duque Astaroth.

30. Marqués Forneus.

31. Presidente Foras.

32. Rey Asmoday.

33. Príncipe/Presidente Gaap.

34. Conde Furfur.

35. Marqués Marchosias.

36. Príncipe Stolas.

37. Marqués Phenex.

38. Conde Halphas.

39. Presidente Malphas.

40. Conde Raum.

41. Duque Focalor.

42. Duque Vepar.

43. Marqués Sabnock.

44. Marqués Shax.

45. Rey/Conde Vine.

46. Conde Bifrons.

47. Duque Vual.

48. Presidente Haagenti.

49. Duque Crocell.

50. Caballero Furcas.

51. Rey Balam.

52. Duque Alloces.

53. Presidente Camio.

54. Duque/Conde Murmur.

55. Príncipe Orobas.

56. Duque Gremory.

57. Presidente Ose.

58. Presidente Amy.

59. Marqués Orias.

60. Duque Vapula.

61. Rey/Presidente Zagan.

62. Presidente Valac.

63. Marqués Andras.

64. Duque Haures.

65. Marqués Andrealphus.

66. Marqués Cimejes.

67. Duque Amdusias.

68. Rey Belial.

69. Marqués Decarabia.

70. Príncipe Seere.

71. Duque Dantalion.

72. Conde Andromalius.

Grimorios que establecen distintas clasificaciones demoníacas y de jerarquías infernales:

  • De praestigiis daemonum (Johann Weyer, 1563).
  • Pseudomonarchia daemonum (Johann Weyer, 1577).
  • La Llave Menor de Salomón (Anónimo, Siglo XVII). También conocido como Lemegeton Clavicula Salomonis, este libro incluye como primera sección el denominado Ars Goetia, con la descripción de 72 demonios que se decía que Salomón había evocado y posteriormente confinado en un recipiente sellado de bronce por magia y diversos símbolos. Esos demonios se veían obligados a trabajar para Salomón. Otras cuatro secciones componen este libro (Ars Theurgia Goetia, Ars Paulina, Ars Almadel, Ars Notoria).
  • El Gran Grimorio (Anónimo, posiblemente Siglo XVIII).
  • Diccionario Infernal (Collin de Plancy, 1818 – Ilustraciones posteriores realizadas por Louis Breton en 1863).

El Gran Pentáculo.

QUETZALCOATL